Fiscal advierte a Enseñanza que debe respetar derechos alumnos discapacitados

Fuente: abc.es

Un escrito del Fiscal de Menores, Juan José Márquez, incoa diligencias preliminares de protección del menor Sergi E.A., que asiste al citado colegio, cuya dirección le ponía impedimentos para participar en actividades de grupo a causa de su autismo.

El Colectivo Papàs de l’Àlex, al que los padres de Sergi solicitaron ayuda, pidió la intervención del Fiscal por la negativa del colegio a llevar de colonias al menor.

Un informe médico del Centro de Salud Mental Infantil y Juvenil de Reus indicaba que el niño padece una psicopatología que no le incapacita para participar en actividades de grupo, por lo que el Fiscal informa a la escuela y a Enseñanza de la “obligación de respetar los derechos del niño y de las responsabilidades penales en las cuales pueden incurrir” en caso contrario.

El presidente del citado Colectivo, Antonio Moreno, ha indicado hoy a Efe que, a raíz del escrito del Fiscal, Enseñanza ha dispuesto una cuidadora para el menor y éste ha podido partir hoy mismo de colonias junto a sus compañeros a un albergue para disfrutar hasta mañana de actividades en la naturaleza.

El citado Colectivo ha expuesto también este caso a la Dirección General de Educación Infantil y Primaria del Departamento de Enseñanza de la Generalitat, a la que ha solicitado la apertura de un expediente administrativo a la escuela “para depurar las responsabilidades pertinentes”.

Este colectivo recuerda que la Ley de los Derechos y Oportunidades en la Infancia y en la Adolescencia en sus artículos 3, 13, 42 y 50 recoge los derechos de todos los menores y los deberes de las administraciones públicas con ellos.

En concreto, en el artículo 15.2 de la citada norma se señala que los “poderes públicos deben adoptar con carácter urgente las medidas necesarias para evitar que el contenido esencial de los derechos de los niños y los adolescentes quede afectado por la falta de recursos adaptados a sus necesidades”.

Moreno ha considerado que numerosas direcciones de escuelas catalanas utilizan “la excusa” de que no tienen personal suficiente para no integrar a los alumnos discapacitados en actividades fuera del centro escolar, una situación que el departamento no afronta con la suficiente diligencia, a su juicio.

Enlace al artículo original

Anuncios