Liu Wei, pianista chino sin brazos

Liu Wei es un pianista que perdió sus brazos a los 10 años. Hizo una maravillosa presentación en el  “China´s Got Talent”  y ganó la final.

Fiscal advierte a Enseñanza que debe respetar derechos alumnos discapacitados

Fuente: abc.es

Un escrito del Fiscal de Menores, Juan José Márquez, incoa diligencias preliminares de protección del menor Sergi E.A., que asiste al citado colegio, cuya dirección le ponía impedimentos para participar en actividades de grupo a causa de su autismo.

El Colectivo Papàs de l’Àlex, al que los padres de Sergi solicitaron ayuda, pidió la intervención del Fiscal por la negativa del colegio a llevar de colonias al menor.

Un informe médico del Centro de Salud Mental Infantil y Juvenil de Reus indicaba que el niño padece una psicopatología que no le incapacita para participar en actividades de grupo, por lo que el Fiscal informa a la escuela y a Enseñanza de la “obligación de respetar los derechos del niño y de las responsabilidades penales en las cuales pueden incurrir” en caso contrario.

El presidente del citado Colectivo, Antonio Moreno, ha indicado hoy a Efe que, a raíz del escrito del Fiscal, Enseñanza ha dispuesto una cuidadora para el menor y éste ha podido partir hoy mismo de colonias junto a sus compañeros a un albergue para disfrutar hasta mañana de actividades en la naturaleza.

El citado Colectivo ha expuesto también este caso a la Dirección General de Educación Infantil y Primaria del Departamento de Enseñanza de la Generalitat, a la que ha solicitado la apertura de un expediente administrativo a la escuela “para depurar las responsabilidades pertinentes”.

Este colectivo recuerda que la Ley de los Derechos y Oportunidades en la Infancia y en la Adolescencia en sus artículos 3, 13, 42 y 50 recoge los derechos de todos los menores y los deberes de las administraciones públicas con ellos.

En concreto, en el artículo 15.2 de la citada norma se señala que los “poderes públicos deben adoptar con carácter urgente las medidas necesarias para evitar que el contenido esencial de los derechos de los niños y los adolescentes quede afectado por la falta de recursos adaptados a sus necesidades”.

Moreno ha considerado que numerosas direcciones de escuelas catalanas utilizan “la excusa” de que no tienen personal suficiente para no integrar a los alumnos discapacitados en actividades fuera del centro escolar, una situación que el departamento no afronta con la suficiente diligencia, a su juicio.

Enlace al artículo original

Entrevista a Soledad Arnau, experta en Filosofía para la Paz

Experta en “Filosofía para la Paz”, “Filosofía Feminista” y, “Filosofía de Vida Independiente”. Investigadora del Dpto. de Filosofía y Filosofía Moral y Política (UNED). Coordinadora de la Oficina de Vida Independiente (OVI) de la Comunidad de Madrid y, de la Red de Trabajo en Vida Independiente (RETEVI) de ASPAYM-Madrid. Miembro del Comité de Ética Asistencial (CEA) del Hospital Nacional de Parapléjicos (Toledo). Colaboradora-Experta en materia de Vida Independiente de la Fundación Isonomía para la Igualdad de Oportunidades (FIIO) (UJI) y de la Oficina Internacional de Educación (OIE) UNESCO y, Presidenta del Instituto de Paz, Derechos Humanos y Vida Independiente (IPADEVI). Colaboradora-Experta Internacional en el “fenómeno de la Paz y Noviolencia” por el Centro de Investigación para la Paz (CIP) de la Universidad Tecnológica Nacional de la Provincia del Chaco-Argentina.

Les dejamos los dos enlaces a la entrevista:

Entrevista a Soledad Arnau, Primera Parte.

Entrevista a Soledad Arnau, Segunda Parte.

La importancia del asistente personal

Les dejamos el enlace a un vídeo que es un trabajo de una estudiante de trabajo social, en el que entrevista a Teresa, una de nuestras jóvenes “liberadas” por tener asistencia personal en Madrid. No dejamos de admirarnos del cambio tan positivo que produce en personas que lo necesitan, poder disponer de un asistente personal.

Coches para discapacidad física

Accesibilidad en el norte de Tenerife

Fuente: diariodeavisos.com

 

NATALIA TORRES | PUERTO DE LA CRUZ

Cuando se habla de turismo se piensa en un prototipo de cliente, el que busca sol y playa, el que quiere disfrutar del paisaje o, incluso, el que no quiere salir del hotel. A veces incluso, dependiendo de la zona de la que hablemos, se llega a descartar que una persona con discapacidad pueda acceder a determinados espacios que a priori podría pensarse no serían los más adecuados. La Plataforma Representativa Estatal de Discapacitados Físicos (Predif) ha querido cambiar esas ideas preconcebidas con la publicación de la guíaEspacios y actividades en la naturaleza accesibles, un trabajo en el que se incluyen cuatro espacios de la isla de Tenerife, tres de ellos localizados en el Norte de la Isla.

El Parque Nacional del Teide acoge dos de estas localizaciones, concretamente el centro de visitantes de El Portillo y el mirador de La Ruleta, desde donde puede contemplarse los Roques de García. El tercer espacio catalogado por esta guía como accesible es el Jardín Botánico en Puerto de la Cruz. El director adjunto del Parque Nacional del Teide, José Luis de la Rosa, explicó a DIARIO DE AVISOS la preocupación que tienen todos los que allí trabajan por conseguir un entorno accesible: “En el Parque Nacional todas las infraestructuras son accesibles e incluso contamos con un sendero, el de Caramujo, adaptado para sillas de rueda, creado específicamente para personas con discapacidad”.

De la Rosa señala que esa preocupación ha hecho que, por ejemplo, “todos los miradores junto a la carretera sean abordables para sillas de rueda”. También el jardín botánico que se encuentra junto al centro de visitantes de El Portillo es completamente accesible al igual que el de plantas autóctonas que se encuentra en el centro de visitantes Telesforo Bravo.

Desde Predif, su directora técnica, Elena Ortega, explica los motivos por los que estos lugares figuran en la guía es porque “reúnen lo unos requisitos mínimos de accesibilidad”, también porque “hemos querido que haya una representación geográfica alusiva a cada una de las regiones que hemos incluido en la guía como por ejemplo la presencia de Parques Nacionales”. Según la directora técnica de Predif, en el caso del Parque Nacional del Teide, lo más importante ha sido la atención integral a las personas con discapacidad “no se trata de que tengan espacios aislados accesibles sino que en su conjunto disponga de un centro como el de El Portillo que reúne los requisitos de accesibilidad y, por otra parte, dentro del mismo Parque existan rutas o lugares como el mirador de La Ruleta que también son accesibles”.

Braille, signos y subtítulos

Ortega asegura que en Predif “nos hemos llevado una grata sorpresa” al encontrarse que Canarias presenta más recursos de accesibilidad que los que esperaban, aunque matiza que aún quedan cosas por hacer en otro tipo de discapacidades como las visuales o auditivas. Un terreno, que según señaló el director adjunto del Parque Nacional del Teide, “queremos abordar en la medida de lo posible”. Así, el sendero de Caramujo ya se encuentra señalizado en braille y entre los guías especializados hay quien maneja la lengua de signos. “En las películas que se muestran en los centros”, señala de la Rosa, “ya contamos con subtítulos”. De la Rosa confiesa que resulta “gratificante” ver la cara de sorpresa que muchos de los visitantes ponen cuando comprueban que la visita también se explica en lenguaje de signos.

Predif felicita a Canarias y se insta a las administraciones a seguir trabajando por la accesibilidad porque “está muy bien tener lugares accesibles pero estaría mejor que quienes quisieran visitarlos contaran con un transporte adecuado para ir”.

Enlace al artículo original

“Una vida que merezca ser llamada vida” (por Rosa Montero en El País)

Link al artículo original: Una vida que merezca ser llamada vida, por Rosa Montero

Una vida que merezca ser llamada vida

ROSA MONTERO
Hoy voy a hablar de un puñado de guerreros. De héroes y heroínas tenaces y discretos con los que convivimos sin apenas darnos cuenta de que están ahí. Como nuestra sociedad convencional y cobarde nos tiene hambrientos de épica, cuando vamos al cine los ojos nos hacen chiribitas viendo La guerra de las galaxias y otras películas de superhéroes pueriles, pero curiosamente no advertimos que hay batallas mucho más grandiosas y difíciles que se están librando en la puerta de enfrente. De hecho, hacemos todo lo posible por no enterarnos. Estoy hablando de la diversidad funcional; es decir, de aquellas personas que, por razones distintas (discapacidad intelectual, parálisis musculares o cerebrales, etcétera), están de alguna manera limitadas en su funcionamiento. Pero lo verdaderamente trágico es que a esas condiciones físicas, la sociedad añade un encierro mucho más difícil de superar: el aislamiento total de la persona, su desaparición de nuestra vida. No queremos ni cruzarnos con ellos. Ah, cuánto nos incomoda la visión de un tetrapléjico, y aún peor la de un paralítico cerebral. Con falsa compasión, con paternalista condescendencia, si topamos con alguien así en un sitio público, solemos mantener la línea de nuestra mirada por encima de la silla de ruedas, como si no estuvieran. Es fácil hacerlo. Quedan por debajo.

Yo soy una persona con diversidad funcional, concretamente tetraplejia, y lo que verdaderamente sufro es la continua discriminación, bien sea tosca o sutil, a la que nos somete la sociedad. Hoy por hoy vivo en mi casa, sujeto a un arresto domiciliario(con la ayuda a domicilio que me proporciona la Ley de Dependencia), como paso previo a un encarcelamiento mayor: la residencia”. Esto me lo dijo un lector en una carta hace algunos meses. Se llama Miguel Rueda y es uno de los guerreros a los que me refería. Miguel, que incluso rechaza que se use, como yo estoy haciendo, el adjetivo “heroico” (“somos considerados héroes o parias y nosotros sólo queremos ser personas”), pertenece al Foro de Vida Independiente, que lucha por una existencia no segregada y no encerrada para la gente con limitaciones funcionales. Por una vida con igualdad de oportunidades.

Porque esa vida es posible. Las personas con este tipo de problemas son capaces de construirse una existencia independiente y digna, siempre y cuando la sociedad no les aparque en esas tétricas cárceles terminales que muy a menudo son las residencias (por cierto: en los últimos tres años, dieciséis asilados han perdido la vida en España a manos de sus cuidadores, por asesinato o por descuido homicida). Te voy a hablar de algunos casos: de Sandra Mosquera Paredes, que tiene parálisis cerebral y que, a fuerza de disciplina, heroica entereza y prodigioso empeño, ha conseguido salir de la silla de ruedas, caminar y ser casi totalmente autónoma. Con poco más de veinte años, está terminando de estudiar su segunda carrera en la Universidad de La Coruña (Educación Social y Psicopedagogía). Hay un relato estremecedor de Sandra titulado Una vida diferente en el que narra su lucha: en ocasiones, explica el cuento, la niña sólo quería morirse. Pero en otros momentos “veía la parálisis cerebral como un gran don, y, aunque parezca mentira, se lo pensaría mucho si le propusieran volver atrás: nacer normal y no recordar nada de lo que había aprendido”. Sandra escribió esto con dieciséis años: son guerreros precoces. No tienen más remedio.

Las mismas limitaciones físicas muestra María Pilar Martínez Barca, de 49 años. María Pilar no ha podido abandonar la silla de ruedas, pero sin levantarse de ella se ha hecho doctora en Filología Hispánica, poeta con una amplísima obra publicada, crítica literaria, colaboradora habitual en la prensa aragonesa (es de Zaragoza) y nacional. Ahora está escribiendo su primera novela, de la que he podido leer apenas una pizca: es un texto magnífico. También José Fortuny, de quien ya he hablado varias veces, es un escritor impresionante. José tiene una enfermedad degenerativa, atrofia muscular espinal, que lo está paralizando poco a poco (tiene que escribir con un programa de voz). Hace años publicó un libro deslumbrante en el que cuenta su pelea sobrehumana (Diálogos con Áxel, Ediciones de la Tempestad/Círculo de Lectores, Barcelona) y acaba de terminar su primera novela, una sátira terrible y divertida, para la que está buscando editor.

Hay muchos guerreros más, héroes anónimos capaces de proezas increíbles siempre que la sociedad no se lo impida aplicándoles una política asistencialista próxima al campo de concentración. Una lectora, Rita Álvarez, directora de un Centro de Diversidad Funcional en Tenerife, me cuenta que sus campeones, como ella los llama, y desde luego lo son, han constituido una asociación llamada ASLA (Asociación sin Límites de Accesibilidad) que está elaborando un inventario de las barreras de accesibilidad para la discapacidad intelectual, y que reclaman tutores de empleo y pisos en alquiler compartidos. Reclaman, en fin, una vida que merezca ser llamada vida. No es una utopía: pueden tenerla. Pero, para conseguirlo, lo primero que tenemos que hacer es atrevernos a mirarlos.